01.08.2011


Meterse a Twitter o Facebook produce la “hormona del amor”


Según una investigación de un economista de la Claremont Graduate University (EE.UU.) , usar las redes sociales produce tanta cantidad de oxitocina -la hormona causante de establecer lazos afectivos con las personas- como unos buenos arrumacos en vivo y en directo.

Ocupar las redes sociales es lo mismo que estar frente a su "peor es nada".

Los gringos tienen su propia versión de nuestro popular columnista estrella Dr. Salvatore Amor, y vendría siendo el Dr. Paul Zak, reconocido por los compadres de las conferencias TED como un “neuro-economista”, quien busca los porqué de las relaciones interpersonales, cómo estas relaciones afectan a las empresas y cómo estas últimas pueden hacer money y negocios, sacándole el jugo a estos vínculos…la volaíta.

Suena un poco macabro, pero no tanto, ya que el gringo Zack, o “Dr. Love”,como le dicen, se ha destacado por estudiar harto el tema de las relaciones sociales y los cambios a nivel neurológico que producen en el body. En 2004, junto a otros caporales de la Claremont Gradurate University, descubrió la “oxitocina”, una hormona que se produce en el hipotálamo y que es responsable de la relación profunda de afecto que hay entre madre e hijo, así como también estimula la empatía, la generosidad, la confianza y la calma. Todo esto se ve reflejado en áreas laborales, por ejemplo en la forma en cómo se genera confianza entre jefes y compañeros, de ahí su vinculación con la economía.

El experimento del Dr. Love,  consistió en realizar pruebas y estudios teniendo como conejillo de indias a un compipa que colabora en la revista gringa “Fast Company”, y ver que cambios a nivel hormonal y químico tenía el hombrón luego de interactuar con gente en las redes sociales, y específicamente ver qué pasaba con sus niveles de oxitocina.

Según Zack esta hormona es una especie de ‘pegamento social’.  Y su interés en estudiarla es saber por qué deseamos tener la conectividad constante que brindan twitter y facebook.

El resultado de las investigaciones hechas por economista gringo,  (luego de someter a una serie de pruebas y estudios al periodista-conejillo de indias)  indica que la oxitocina en el compipa estudiado disparó en un 13% después de estar en contacto con sus amigos en Twitter y Facebook, y que las hormonas ligadas al estrés disminuyeron en casi un 11%. Algo similar a lo que se podría generar luego de un beso, un abrazo o estar junto a la compañía de una persona querida.

“El cerebro interpreta el uso de Twitter como una interacción real con la gente en la que confía o tiene empatía. La conexión mediante redes sociales es procesada por el cerebro como una conexión en persona”, remachó el doctor Zak como pitazo final del estudio.

Link: Social Networking Affects Brains Like Falling in Love (vía Fastcompany.com)


Cuatro Letras

Autor del Artículo:

Cuatro Letras

Pajarraco chilensis único en su especie que aún no encuentra una compañera para poder reproducirse. De pico grande y chueco, guatita cervecera y cañuelas flacas, es un atento observador de la realidad nacional desde su arbolito, opina de todo y es el vocero oficial de Cuatroletras.cl.


OPINAR ES GRATIS

  • Gladys Reimann

    El doctor Paul Zak, no descubrió la hormona oxitocina en 2004, él y su equipo, utilizaron las investigaciones efectuadas anteriormente, para su experimento.
    En 1909, Henry Dale farmacólogo inglés observó que una substancia extraída del cerebro humano era capaz de causar contracciones uterinas en gatas preñadas.
    En 1973 se pudo conocer la estructura molecular de la oxitocina, que estaba formada por una cadena de nueve amino-ácidos, con lo que fue posible sintetizarla y usarla en clínica.
    Basándose en este efecto, comenzó a ser usada en el embarazo cuando se requería lograr contraer la musculatura uterina. la hormona oxitocina, que se utiliza para acelerar el proceso del parto y estimula la secreción de leche; fue descubierta por el farmacólogo británico Henry Dale (1875-1968) quien comprobó que esa substancia del cerebro provocaba contracciones del útero en las gatas preñadas.
    Henry Dale y Otto Loewi, al descubrir los neurotransmisores químicos los denominaron oxitocina que en griego significa parto rápido.
    Hace ya bastante tiempo que los científicos relacionan esta hormona con el erotismo, con el contacto amoroso y con la relación sexual en general, principalmente el aumento de oxitocina que se produce durante el orgasmo.
    Así que no le regalemos el descubrimiento de la hormona oxitocina al “doctor Love,” ya tenemos suficiente, con los “obtentores” de semillas, que se apropian de las semillas de los campesinos, modificándolas, re-nombrándolas, de esta manera se adueñan de la quínoa, en Chile, por ejemplo
    No alimentemos a modernos y listos “obtentores” de descubrimientos hechos por científicos de siglos pasados.

  • Gladys Reimann

    El doctor Paul Zak, no descubrió la hormona oxitocina en 2004, él y su equipo, utilizaron las investigaciones efectuadas anteriormente, para su experimento.
    En 1909, Henry Dale farmacólogo inglés observó que una substancia extraída del cerebro humano era capaz de causar contracciones uterinas en gatas preñadas.
    En 1973 se pudo conocer la estructura molecular de la oxitocina, que estaba formada por una cadena de nueve amino-ácidos, con lo que fue posible sintetizarla y usarla en clínica.
    Basándose en este efecto, comenzó a ser usada en el embarazo cuando se requería lograr contraer la musculatura uterina. la hormona oxitocina, que se utiliza para acelerar el proceso del parto y estimula la secreción de leche; fue descubierta por el farmacólogo británico Henry Dale (1875-1968) quien comprobó que esa substancia del cerebro provocaba contracciones del útero en las gatas preñadas.
    Henry Dale y Otto Loewi, al descubrir los neurotransmisores químicos los denominaron oxitocina que en griego significa parto rápido.
    Hace ya bastante tiempo que los científicos relacionan esta hormona con el erotismo, con el contacto amoroso y con la relación sexual en general, principalmente el aumento de oxitocina que se produce durante el orgasmo.
    Así que no le regalemos el descubrimiento de la hormona oxitocina al “doctor Love,” ya tenemos suficiente, con los “obtentores” de semillas, que se apropian de las semillas de los campesinos, modificándolas, re-nombrándolas, de esta manera se adueñan de la quínoa, en Chile, por ejemplo
    No alimentemos a modernos y listos “obtentores” de descubrimientos hechos por científicos de siglos pasados.